FINANCIAMOS TU COMPRA DESDE 60 A 1000 EUROS

Bajo una correcta supervisión, las artes marciales para niños son todo beneficios. Hay muchas disciplinas geniales como el judo, el hapkido o el taekwondo que pueden empezar a practicar incluso desde pequeños.

¿Por qué convertirse en un joven artista marcial?

Gran mejora de la coordinación

El trabajo de golpeo con sacos y palchaguis mejora enormemente las capacidades motoras. Algo que servirá al niño para otras actividades y prácticamente para cualquier aspecto de la vida.

Canaliza la tensión y la energía

Las artes marciales son especialmente recomendables para niños hiperactivos o con exceso de energía. Ellos podrán canalizar toda esa energía hacia el golpeo de saco o el aprendizaje. Evitará que enfoquen esa hiperactividad propia de la edad en actividades destructivas como los destrozos o gamberradas.

Mantener la forma ante todo

Con actividades como el karate o el taekwondo, tu hijo moverá los brazos, las piernas, las caderas... Varias horas semanales de artes marciales son ideales para los niños que necesitan bajar de peso o, simplemente, dejar un rato el sofá y los videojuegos. Que se muevan mejora el tono muscular, fomenta su crecimiento… Así que ya sabes, ¡fomenta las artes marciales!

La autodisciplina

Quizá es el beneficio más destacable y que siempre remarcamos cuando un padre nos pregunta sobre apuntar a su hijo a artes marciales para niños. Más que un deporte, esto es un estilo de vida y una filosofía. Las artes marciales ayudan a que tu hijo se vuelva organizado, disciplinado y tenga una meta.

Solo y en equipo

En España hay pocas opciones de deporte para niños, aparte del fútbol o el baloncesto. Algunos niños se sienten mejor solos y no encuentran su deporte. Las artes marciales son un camino de autosuperación, y al recorrerlo también te relacionas con otras personas.

Consejos de Daedo, donde además somos el proveedor oficial de artes marciales para niños de la Federación Española de Taekwondo.

¡Practicar deporte es sinónimo de salud!

×